Fuga

Fuga

Este es mi relato de este mes para el OrigiReto2020 de Katty (La pluma azul de Katty) y Stiby (Sólo un capítulo más).  Espero que os guste.

Fuga

No era la peor celda en la que se había despertado Francesca, pero sin duda parecía la más sucia. Tuvo que refrescar su memoria para saber qué había pasado. Al final resultó ser tan mala idea cómo parecía colarse en aquel fortín español sólo para intentar robarle un mapa al Coronel. La entrada sigilosa dejó de ser viable cuando vieron a una docena de soldados entre ellos y su objetivo. Aunque no era la peor situación en la que se habían visto. De hecho Samuele y ella cruzaron la misma mirada traviesa que tantas veces habían compartido antes de una buena pelea. El problema es que la pelea ni siquiera empezó, todo por culpa del golpe en la cabeza que les propinó un cabo grandullón al sorprenderlos in fraganti.
Aún le dolía cuando zarandeó a su primer oficial, aún inconsciente. Éste se despertó desconcertado, frotándose el golpe y asintiendo con una sonrisa al recordar lo sucedido.
—En menudos líos nos metes, jefa —dijo el pirata.
—No me pareció verte muy por la labor de quedarte con Jeong —protestó ella.
Jeong había objetado enérgicamente sobre esta incursión. Estaba seguro de que habría tesoros más fáciles de conseguir. Pero claro, Jeong siempre fue muy pragmático, por eso la tripulación del Indomabile le había elegido como oficial de intendencia. Francesca, como buena capitana, no iba a poner sus intereses por encima de los de su tripulación, pero quería ese mapa. Se limitó a pedirles un favor: que les esperaran. Si no habían vuelto al barco al amanecer, partirían sin ellos.
—Nunca me negaré a una aventura a tu lado, Fran.
—Me temo que esta termina en la horca.
—Morir juntos siempre me pareció un buen plan.
—Qué bonito, morir por amor —exclamó una voz al otro lado de la celda—. Mi mujer estaría emocionada.
Los piratas, que habían estado ocupados sacudiéndose la contusión, se percataron en ese momento de que no estaban solos. La voz, grave y poderosa, pertenecía a un hombre musculoso, de aspecto fornido. Su torso desnudo, perfectamente esculpido, estaba lleno de cicatrices. Su cara también exhibía alguna, pero no le hacían ver tosco, sino que acentuaban su atractivo. Era muy atractivo, aún debajo de toda esa mugre. Francesca fantaseó con el extraño durante unos instantes, pero decidió guardarse el pensamiento para más tarde. Al observar al hombretón se dio cuenta de que era de esas personas que sonreían con los ojos. Unos ojos tan negros y profundos que la imagen provocó una sutil sensación de inquetud en los piratas.
—Qué tontería, solo los necios mueren por amor —replicó Samuele tras una carcajada—. ¿Te imaginas, Fran, tú y yo enamorados?
—¿No te gusto, Sam? —se burló Francesca mientras repetía el gesto de besar al aire—. Si te portas bien Jeong puede venir a la alcoba.
Pese a que se estaban burlando de su presuposición, el desconocido no pareció sentirse ofendido. Al contrario, mantenía su sombrío gesto de buen humor.
—Disculpadme, es inusual ver a un hombre y una mujer tan unidos sin un romance de por medio.
—Claro, todo el mundo sabe que las mujeres solo servimos para ser esposas, amantes o las más afortunadas, un poco de las dos —protestó Francesca.
—Ah no, no me interesa esa conversación. Bastante tengo con mi hermana. Una mujer puede ser tan capaz como cualquier hombre, de eso tengo certeza. Los asuntos de amor son cosa de mi mujer. Pero si ella no está aquí es por algo.
Samuele miró a Francesca y movió un dedo sobre su sien para indicar que su interlocutor no parecía estar del todo en sus cabales. Si se percató, y sería muy raro que no lo hubiera hecho, no pareció darle importancia.
Aprovechando un momento de silencio, la capitana echó un vistazo a través del ventanuco de la celda. Aún era de noche. Preguntó al hombre cuánto tiempo habían estado inconscientes para descubrir que no fue mucho. Era una locura, pero aún podían llegar al Indomabile antes de que levara anclas. Pero para eso primero tenían que salir de la celda. Samuele y Francesca se pusieron a trabajar. Examinando la cerradura, buscando cosas que pudieran ser de utilidad, examinando los barrotes de metal… bajo la atenta mirada del extraño. Hasta parecía disfrutar de verlos trabajar juntos. Tras un momento de contemplación se levantó, mostrando su colosal aspecto, y se acercó a ellos para poder hablar en voz baja.
—Si queréis escapar esta celda es el menor de vuestros problemas. Será imposible moverse por el fortín sin llamar la atención. Habría que abrirse paso luchando.
Los piratas se miraron, giraron sus cabezas para encontrarse con los siniestros ojos del desconocido y asintieron con una sonrisa.
—Esa es la mejor forma de abrirse paso —exclamó el primer oficial.
Con un gesto de satisfacción, como si no esperara otra reacción, el extraño le devolvió la sonrisa. Sin decir nada se hurgó entre los pliegues de su raído pantalón, la única prenda que llevaba puesta, y sacó de él un pequeño objeto. Extendió su mano para mostrarles lo que había conseguido colar en la celda: una pequeña ganzúa tallada de hueso.
—No soy muy habilidoso con las manos, pero algo me dice que vosotros seríais capaz de abrir esta puerta con ella. A cambio sólo pido que me dejéis acompañaros.
No hacía falta mirar dos veces el musculoso cuerpo del prisionero como para saber que sería una valiosa incorporación a la tripulación, incluso si no había usado una espada en su vida. Por supuesto que aceptaron, habrían aceptado en cualquier caso. El único requisito que tenía Francesca para aceptar a alguien entre sus filas era que persiguieran la libertad. Nunca tuvo problemas para mantener su autoridad. Había mostrado su valía incontables ocasiones y el resto de su tripulación daría su vida por ella. Cualquiera se lo pensaría dos veces antes de buscar problemas en su barco.
La cerradura se abrió con un chasquido. Samuele nunca lo iba a reconocer, pero le sorprendió haberlo conseguido con tanta facilidad. Una vez fuera de la celda, Francesca se acercó a la puerta de madera que conectaba la estancia con el resto del edificio. Como les trajeron inconscientes, los piratas no tenían muy claro dónde estaban exactamente. Si el desconocido sabía algo importante, decidió no compartirlo. Con cuidado, empujó la puerta para ver al soldado que debería estar haciendo guardia dormido a pierna suelta sobre su silla. Los ronquidos del militar permitieron a la capitana acercarse, sin que éste escuchara el menor ruido, hasta situarse a su espalda y agarrarle por detrás tapándole la boca para que no diera la voz de alarma. Le desarmaron, le registraron y lo encerraron en la celda de la que se acababan de escapar no sin antes golpearle en la cabeza con el mango de su propio sable para dejarlo inconsciente. Buscaron en la habitación sus armas requisadas. Estaban en la estantería que había al lado de la silla donde el soldado se había quedado dormido. Francesca cogió su pistola y se la enfundó en la cintura tras cargarla adecuadamente con un pequeño proyectil. Decidió quedarse con el arma del soldado en vez de la suya. Prefería una espada a un sable, pero la suya estaba demasiado mellada. Samuele cogió su sable y sus cuchillos, guardando estos con cuidado en las trabillas de su bandolera. El grandullón, por su parte, empuñó dos espadas idénticas bastante grandes, lo le otorgaba un aspecto aún más imponente de lo que ya era. Una vez pertrechados, salieron de la habitación intentando no hacer ruido.
La habitación conectaba directamente con el patio interior del fortín. Eso facilitaba su huída, solo tendrían que cruzarlo para alcanzar el portón principal, abierto de par en par y vigilado por dos guardias. Con un vistazo general Francesca reconoció que, pese a que la noche era oscura, el extraño tenía razón. Había demasiados soldados. El sigilo no había funcionado para entrar, tampoco lo haría para salir. 
—¿Hasta el fin? —preguntó Francesca.
—Hasta el fin —concluyó Samuele.
Francesca esperó el momento adecuado para dar la orden. Cuando una pareja pasó cerca la capitana dio un grito y los tres prófugos saltaron a la carga. El ataque pilló por sorpresa a los militares, que perecieron ante las armas de los piratas antes de que pudieran reaccionar. El grito alertó al resto de soldados del patio, que en seguida pasaron a la acción con sus alabardas, sables y mosquetes. No tardaron en rodear a los prisioneros, pero eso no les amilanó. Francesca agarró con fuerza la espada que portaba, haciendo que se marcara su bíceps a través de la camisa de lona. Su expresión, ruda y salvaje, infundía peligro a sus disciplinados rivales. Samuele sonreía ante la promesa de algo de acción. El extraño parecía emocionado, impaciente por lo que iba a suceder, lo que terminó de perturbar a los españoles.
La capitana lanzó un potente ataque, el sable de uno de los soldados lo recibió y el combate empezó. La inferioridad numérica era notable, pero era evidente que los tres estaban curtidos en docenas de batallas. Las hojas centelleaban a un lado y a otro. Las alabardas atravesaban el aire con precisión. Las balas silbaban desde las almenas. Los cuchillos del primer oficial volaban entre choque y choque de los metales. El sudor resbalaba por las sienes de los prisioneros. Poco a poco los soldados iban cayendo, poco a poco los prisioneros iban acercándose a la salida. Un repentino ataque casi pilló por sorpresa a Francesca, pero el sable de su compañero se interpuso. Un disparo a bocajarro de la pistola que Francesca desenfundó con su zurda aterrizó en la cara del atacante. El extraño contempló la escena con aprobación. No acostumbraba a ver guerreros con semejante nivel de complicidad, y había conocido a muchos.
Aún quedaban soldados cuando cruzaron la muralla, pero no importaba demasiado. Ya estaban fuera, nadie les cortaba el paso. Todos sus enemigos estaban detrás. Corrieron hacia la playa mientras las balas de los mosquetes volaban a su alrededor. Estaba tan oscuro que hubiese sido un milagro que alguna les hubiese alcanzado. Una vez en la playa encontraron, sobre la arena, la barca de remos con la que habían llegado, sólo tendrían que bordear el cabo y habrían llegado al Indomabile.
Una vez fuera de peligro, el desconocido soltó una carcajada.
—¡Por mi padre, hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien!
—En un par de horas llegaremos al barco, a Jeong le encantará saber que tenía razón.
—No es por nada, jefa, pero Jeong siempre suele tener razón.
El extraño soltó una carcajada.
—Tenemos que repetirlo.
—Claro, aunque aún no nos has dicho tu nombre.
—Ya habrá tiempo para eso, ahora descansad, yo me encargaré de llevar la barca a su destino.
Ni Francesca ni Samuele eran tan necios como para dormirse al cuidado de alguien a quien acababan de conocer, y ni siquiera estaban cansados, pero por alguna extraña razón no pudieron resistirse a la invitación. Sin decir media palabra más, ambos se quedaron dormidos. Cuando despertaron estaban solos en la barca, vieron al Indomabile en el horizonte acercándose a ellos. Venían a recogerlos. En la barca aún estaban las espadas del desconocido.
—¿Se habrá tirado al mar?
—¿Por qué haría eso?
Cogieron las armas y bajo ellas encontraron un sobre de papel cerrado. El sello se apreciaba un yelmo con un hacha de fondo. Escrito a mano, con una letra majestuosa pero sin florituras estaban sus nombres completos: Francesca d’Argento y Samuele Osso. Atónitos, lo abrieron y leyeron la nota de su interior.

Estimados amigos,
esta ha sido una noche increíble. Sabía que encontraría a valientes guerreros en vosotros, pero nunca me imaginé que tan dignos. Ha sido un honor pelear a vuestro lado, vuestra camaradería y vuestra osadía me han puesto de muy buen humor. Como muestra de agradecimiento os regalo a cada uno una de mis espadas: Fobos y Deimos. Os prometo que con ellas infundiréis temor a vuestros enemigos. Empuñadlas con orgullo.

Ares.

×××

Objetivo Principal: <4> Cuenta una historia de amistad infinita.
Objetos Ocultos: <7> Una docena, <10> Arena
Palabras usadas: 1998 [Milpalabrista]
Objetivos anuales: 
 - Personal: Que cada relato homenajee a un dios olímpico (Ares/Marte)
 - Giratiempo: Publicado antes del día 10.

La imagen de cabecera es una fotografía titulada Jolly Roger hecho por Olgola bajo licencia de Creative Commons (by-nc-sa)

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Relacionados

Fuente

Fuente

Declaración

Declaración

Volcán

Volcán

Sirena

Sirena

21 Comments

  1. Buenas noches

    Leído el relato. Me ha gustado. Sobre todo me ha gustado como introduces a la divinidad griega en la trama. La verdad es que me pilló de sorpresa. Luego, la ambientación: me gustan las historias de piratas, pero soy muy torpe para escribirlas.

    He localizado una serie de erratas tontísimas, y ningún error. Las erratas son:

    cuando vieron a una docena de soldados **se** entre ellos y su objetivo

    Unos ojos tan negros y profundos que la imagen provocó una sutil sensación de **inquetud los** piratas.

    bajo la atenta mirada del **extrañ.**

    **No había acostumbraba** a ver guerreros con semejante nivel de complicidad

    Buen relato. Un saludo.

    Juan.

    • Muchas gracias! Me alegro que te haya gustado, como historia de piratas al uso le faltaba un poco más de acción marítima, pero creo que se puede intuir que también tenían aventuras en el mar!

      Voy a corregir los errores cuanto antes, muchas gracias por el aviso. Nos vemos!

  2. Hola, Brayan.
    Siento no haber leído mejor, pero al menos hemos pasado un rato ameno.
    Me gusta mucho como has ambientado todo y la amistad que has descrito, aunque Ares creyera que no era solo amistad. En algún punto me ha parecido que Ares quería ligar, jaja.
    Un placer leerte en La guarida de KATTY.
    Nos leemos pronto (tan pronto como me de tiempo a dar la vuelta a la lista 😉 ).

    • Que dices! Sí lo has leído genial, excepto por un par de problemas que estaba en mi relato, claro.

      Muchas gracias por leerlo y me alegro que te haya gustado! No sé si Ares querría lugar,pero a Francesca sí que le ha gustado bares (para apuro de Katty xD)

  3. Maravilloso relato Brayan, me encantó escucharlo leído en Discord por Erica y releerlo en tu blog ha sido mejor todavía. Me encanta como has usado el objetivo de la amistad infinita para remarcar que un chico y una chica pueden perfectamente ser amigos intimos sin que haya interés romántico entre ellos, igual que se puede hacer un relato sin que el hecho de que sean géneros opuestos deba desembocar en un desarrollo amoroso en la historia. Además, mira la forma en que has logrado meter a Ares en el relato para tu objetivo personal, sin que sus atributos de deidad quedaran como algo negativo, me ha parecido genial.Bueno hay que recordar que además del dios de la guerra y una bestia parda y tal y cual, es también un protector. Me ganaste con el tesoro, la ganzúa de hueso y con las dos espadas, que ojalá verlas, mira xD. Y bueno aunque finalmente no encontraran lo que buscaban, escaparon, consiguieron las armas de un Dios, que bien valen el riesgo, y se vuelven a casa con bendiciones jajaja. Me gustó mucho ^^ creo que elegiste muy bien tu objetivo personal y espero que despues del Ori te animes a hacer algo con ello, si? ^^ Abrazotes y bien hecho <3

    • Por cierto, creo q ya te comenté esto, pero me sigue perturbando lo ancho que queda el texto en tu página xD perdón pero se me hacen las lineas infinitas… o será que yo soy chiquitita ¿? xD

      .KATTY.

      • Puede que lo hicieras, a mí me pasa también un poco pero bueno, como estoy trabajando en el rediseño no estoy muy preocupado por eso ahora mismo.

    • Muchas gracias!
      El tesoro es un poco mcguffing, necesitaba una excusa para que la capitana y su primer oficial
      estuvieran solos en la celda y no con el resto de su tripulación. Me alegra que te haya gustado xD
      Al final, tras escribir este relato le he cogido más gusto a Ares, en mi cabeza él estaba en la celda por algún lío en el que se metería el solo y se encuentra a los protagonistas sin querer xD
      La idea desde que elegí el objetivo es recopilar los 12 relatos en un tomo y subirlo a lektu así que ten por seguro que lo haré! Además ya tengo en la manga un par de sorpresas al respecto que iré comentando poco a poco 😉

      Un abrazo!

      • Suena genial :3 estoy segura de que gustará ^^ si dependiera de mí, te publicaría xD y sí, bien x Ares, me alegro de que te hayas reconciliado con él 🤣 Ah y se me olvidó, el hecho de que ella sea capi y él su mano derecha también way :3 y lo de las sorpresas suena bien xP, animitos, ya me imagino la portada 🥰
        .KATTY.

  4. Hola Brayan!:
    Cómo molan los piratas 🙂 veo difícil escribir escenas así que visualmente son muy potentes pero a la hora de escribirlas se me harían bola xD. Tú lo has hecho genial, no se pierde el ritmo y la fuga ha sido muy emocionante.
    La relación entre Francesca y Samuele es muy natural, pelean juntos y se gastan bromas. Como objetivo de amistad has cumplido muy bien. También me ha gustado la descripción de la cárcel, te metes en la época enseguida. Y el final, de diez.
    Un fallo pequeño: repites “atractivo” al final de una frase y al principio de la siguiente. Me pasa continuamente, por eso me he fijado xD.
    Por cierto, tu objetivo personal es chulísimo, tendré que leer todos tus relatos 🙂
    Un saludo y nos leemos 🙂

    • Gracias Gema! Me alegro de que te haya gustado y que te haya parecido emocionante. Normalmente evitó un poco las escenas de acción, pero no sería una buena historia de piratas sin una!

      Intentaré arreglar ese pequeño fallo, es cierto que me pasa mucho! Intento andarme con ojo, pero alguna siempre de cuela. Me alegro que te guste el objetivo,me lo estoy pasando genial escribiéndolo!

  5. Me ha gustado mucho tu relato y como siempre conforme leía iba intentando adivinar que Dios sería (está vez también lo he adivinado, pero era fácil).
    No me imaginaba a ares tan risueño, la verdad, pero tampoco es que yo sea una experta en el tema.
    Saludos y nos vamos leyendo.

    • Hola!
      Me alegro de que te haya gustado. No era difícil adivinar este, no. En realidad los dioses los estoy representando un poco como me los imagino yo, así que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Es cierto que a Ares suelen pintarlo de tío muy duro, con cara de pocos amigos y tirando a tieso, de hecho es el villano en mucha ficción actual. Yo en cambio me lo quiero imaginar más afable, inspirado en la camaradería típica de las historias bélicas. Honorable, y esas cosas, pero también juerguista. Solo que sus juergas no son en una fiesta, con música y estupefacientes, cómo podría ser Dioniso, sino en cualquier sitio que de pie a una buena pelea.

  6. ¡Muy buenas!
    Me ha parecido muy chulo el final, porque me estaba esperando una traición del desconocido y encontrar esa nota de agradecimiento descubriendo así qué dios era, me ha gustado mucho.
    El inicio con la descripción de la huida de la celda y luego la lucha con espadas me ha parecido un pelín lento, pero no se llega a hacer pesado porque es una escena muy corta. Me parece que el relato cumple bien el objetivo sobre todo gracias a la conversación entre los dos protagonistas, ya que refleja su camaradería. Me gusta mucho que hayas elegido a un hombre y una mujer para este objetivo “sin un romance de por medio”, aunque creo que no era necesario especificarlo literalmente en el relato; pero no me ha parecido que desentone tampoco así que guay.
    Por último mencionar que encontré una errata: pusiste “es era” en esta frase : “Aunque no es era la peor situación en la que se habían visto. ”

    Abrazo!.

    • Hola!
      Me alegro de que te haya gustado, aunque pensara que el pobre Ares quería traicionar a los piratas. Es un incomprendido!
      En cuanto a lo de tener que mencionar explícitamente en el relato que la pareja protagonista no están liados… en un principio no iba a ponerlo, pero luego pensé que sí que era necesario. La gente, al igual que Ares, tiende a pensar que en cuanto un hombre y una mujer se llevan bien es porque se van a enrollar! Ya sabes, la heteronorma.
      Gracias por señalar la errata, en cuanto pueda la corrijo! <3

      Nos vemos!

  7. Pues no lo he visto venir. Quiero decir, no había deducido al dios al que te ibas a referir.
    Ha estado animado el relatillo, me recordaba a viejas pelis de piratas (ahora que Olivia DeHavilland acaba de reunirse con Errol Flynn…).

    Lo que más me ha gustado es la capitana, señora con brazacos, y la compenetración sin penetración con su oficial. Parece una buena tripulación, bien avenida y delimitados los roles de cada cúal, incluyendo al intendente que tiene libertad para no unirse a la escaramuza.

    Alguna eratilla que ya te han señalado he visto, por lo que no detallaré.

    • Hola!
      Pues muchas gracias por tu comentario, RJ. Todo un honor que te haya gustado, y más si me lo comparas con esas películas que tanto he disfrutado!

  8. Antes de nada, obviamente tenía que leer este relato si has declarado que va de piratas. Es un buen primer párrafo de introducción para explicar como se han metido los piratas en esa situación. Y no es por ser puntilloso, pero hay una pequeña errata, “Aunque no es era la peor situación” el, es-era. Tambien una buena introducción tanto de personajes como de puestos dentro de un barco como el de intendente. Y la actitud de los compañeros de estar siempre dispuestos a una aventura, aunque suponga la muerte, muy pirata.
    Me ha gustado mucho la descripción del compañero de celda, sobre todo la parte de la sonrisa en los ojos. Y me causa mucha intriga por lo misterioso que es. En cuanto al combate y la huida me ha encantado, pero, sobre todo, que el desconocido terminase siendo Ares, dios de la guerra. Estaba muy bien reflejada su actitud. Me ha encantado, me pasaré mas para seguir leyéndote.
    Un saludo.

    • Gracias! Me alegro de que te haya gustado, más sabiendo que tienes por ahí un proyecto de piratas entre manos!
      Gracias por pasarte, y gracias por recomendar mi relato! Me comeré la gamba a tu salud!

  9. ¡Brayan! Que los dioses te bendigan, qué maravilla has hecho con Ares.

    Veo que has tenido a mucha gente diciéndote las cosas en este relato, lo cual me deja súper tranquila para que me centre en LOS DETALLES. ¡Y no son pocos! Me encanta que Ares esté todo el rato mencionando a su familia: Afrodita, Atenea, Zeus… Le da un toque muy amable que en realidad le pega muchísimo pero que lo hace muy cercano y realmente está genial.

    Otra cosa que me ha gustado mucho de este relato es la sutileza. I mean, Sam y Jeong. Aunque precisamente en la frase de “Si te portas bien Jeong puede venir a la alcoba.” has puesto la raya de diálogo en el lado que no toca. También me ha fascinado lo de las espadas… ¿Es sólo el nombre que les ha puesto? ¿Es tan padrazo que llama a sus espadas como a sus dos hijos favoritos? ¿Son realmente los pobres Fobos y Deimos que van a estar ahí un tiempo haciendo de espadas? ¿Qué habrán hecho para merecer ese castigo? Muchas preguntas, pero de las divertidas.

    Como ya te he dicho, me ha gustado mucho la idea de centrar este relato en la camaradería, pero con extra de piratas y extra de fuga de prisión. Ha quedado muy resultón, incluso pese a las erratillas. De hecho, hay otra que no te ha mencionado nadie aún que me ha dolido muy fuerte: Ares dice ” ahora descansar” que bueno, estoy segura de que eres capaz de saber por qué es incorrecto.

    En resumen, genial el relato, genial el subtexto feminista y la sutileza lgtb+.

    ¡Un abrazo!

    • Hola!
      Muchas gracias por este relato, pero echo en falta que le saques alguna pega!! (Más allá de los ya típicos dedazos, claro)

      Realmente no sé hasta cuanto le pega a Ares ser tan familiar, pero me hace gracia imaginármelo como el adolescente rebelde que luego es el primero que echa de menos a los demás cuando le faltan.
      En cuanto a lo de Sam y Jeong… no estaba muy seguro de si hacerlo o no, la verdad. Por un lado no quería porque al final parece que un hombre y una mujer no puedan ser amigos si no es porque no hay atracción sexual de por medio y eso no me mola, por el otro lado… no podría perdonarme una historia de piratas en la que todos los piratas que salen sean hetero! Es bastante poco realista :p

      Sobre las espadas, lo dejo a elección del lector, supongo. Si te interesa mucho te puedo decir lo que yo pensé cuando lo escribí, pero me hace más ilusión así.

      Antes de contestar he ido a corregir todos los fallos! >< Nos vemos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *